24 de abril de 2009

Bajar a la Tierra

La Tierra nos equilibra, nos conecta con nuestra parte más corporal y emocional, no tan mental. “Poner los pies en el suelo” u ocuparse de cosas “terrenas” son expresiones que reflejan cómo el contacto con la Tierra acerca a lo palpable, a una realidad más simple y primaria.
Humildad, viene de “humus” que significa el suelo vivo. En la naturaleza, ante la inmensidad y antigüedad del paisaje, percibimos que solo somos uno entre los miles de millones de seres que han vivido, viven y vivirán en el planeta.

La experiencia directa con la Tierra, su conocimiento profundo, es el mejor antídoto frente al olvido de quiénes somos y de dónde venimos, y está en la base del convencimiento de que cuando se daña la naturaleza se atenta contra uno mismo. Agricultores, pastores, artesanos, pueblos indígenas, excursionistas o naturalistas marcan un camino: enseñan que quien se acerca a la naturaleza y está dispuesto a conocerla aprende a amarla y a amarse a sí mismo, y que de ese amor nace un respeto que hace la vida más plena.

En ese planeta azul que los astronautas observan desde el espacio los límites entre lo inerte y lo vivo se desdibujan. Montañas, ríos, hielos polares, yacimientos minerales.. todo forma parte del sustrato del que emerge la vida. En la teoría de Gaia, formulada por James Lovelock, llamada así por la diosa griega de la Tierra, comparó el planeta con un organismo vivo que se autorregula y tiende al equilibrio para asegurar su supervivencia. En Gaia no es tanto la vida la que se adapta al entorno para sobrevivir, como la propia vida la que influye en el entorno para mantener las condiciones ambientales necesarias para seguir ahí.
Mas allá de esta metáfora, no cabe duda de que la vida no existiría sin la simple Tierra y que tanto influye ella en nosotros como nosotros en ella.

3 comentarios:

FAYNA dijo...

Querida Laura, en mi otro blog "El jardín de las Hespérides" hace ya algún tiempo(el año pasado) hice un post que biene muy bien como respuesta a esta entrada. Si te apetece y tienes tiempo la puedes leer allí. Se llama "El jardín" y es precisamente el primer post de dicho blog que lo creé para mi própio deleite visual. Espero te guste, ya me contarás. BESOSS.

Arwen dijo...

Me gusto mucho la entrada Laura y si pienso que la tierra es un organismo vivo y la estamos dañando mucho, espero que esto cambie pronto...besitosssss

Rosario dijo...

Muy bonita entrada mi niña.
Tenemos que cuidar todos nuestra madre tierra.
Un besito Rosario