24 de enero de 2009

EL VALOR DE LA VIDA

A día de hoy, aparte de los logros y méritos que haya podido conseguir en mi vida, la mayor satisfacción y alegría que tengo es TENER VIDA. Siempre hay situaciones diarias que me hacen estar más desanimada, triste, vacía... Son momentos en los que prefiero exarme una manta por la cabeza y no escuchar a nadie, pero realmente no me doy cuenta de la cantidad de cosas y gente que me esperan cuando abro la puerta.

Yo, puedo decir que, sí he aprendido a valorar las pequeñas cosas y es que puedo andar, ver, sentir, oler, tengo techo bajo el que vivir, tengo comida, higiene necesaria, entre otras cosas pero lo más importante es que puedo RESPIRAR, es que TENGO VIDA. ¿Podría quejarme ahora de algo? Si afirmo esta pregunta alguno podríais pensar que soy un poco egoísta y es que casi nunca estamos conformes con lo que tenemos, siempre queremos tener más y más sin disfrutar de lo que ya disponemos.
Estamos continuamente aspirando a tener de lo bueno lo mejor, cuando a lo mejor son situaciones en las que no podemos permitirnos ese capricho.

Quizás, cuando pasen 10 años cambie de opinión en este aspecto, pero a día de hoy, con 23 años, las circunstancias de mi vida, lo que soy y lo que tengo, solo puedo dar Gracias por estar viva; dar Gracias por las oportunidades que me ha dado el Universo y por la ayuda recibida. No sé que pasará dentro de un año, unos meses o quizás mañana, pero hoy sólo puedo agradecer.

1 comentarios:

donsi dijo...

Cuando pasen 10 años todavia tendrás más vida que agradecer